Como en el Canal de Suez: un barco encalló en el Río de la Plata

Se trata del navío noruego Hoegh Esperanza. El carguero de gas metano bloqueó la navegación por varias horas, en un punto geográfico clave para el comercio exterior, hasta que fue removido.

Tal como sucedió meses atrás en el Canal de Suez con el gigantesco portacontenedores “Ever Given”, un buque quedó varado en el Río de la Plata, en el canal de Punto Indio, obstruyéndole el paso al resto de los navíos, que no lograban salir del puerto, ubicado en la zona de Berisso. Finalmente, lograron destrabarlo.

Se trató del buque gasero Hoegh Esperanza, con bandera de Noruega, un carguero de gas metano que después de más de 24 horas fue removido en la zona del Codillo en el canal Punta Indio, un canal artificial dragado en el río de la Plata, un punto geográfico clave para el comercio exterior. Mientras tanto, las embarcaciones de entrada y salida amontonaron frente a Buenos Aires, a la espera de la resolución del bloqueo.

La Prefectura Naval Argentina, con algunas embarcaciones, se encontraba trabajando en la zona, pero lo único que podía solucionar el problema rápidamente era una creciente de marea que posibilite desencallar a la enorme embarcación, de 294 metros de eslora (largo) y 46 metros de manga (ancho).

Las autoridades argentinas debieron interrumpir toda la navegación en la zona para evitar cualquier riesgo de accidentes. Solamente se autoriza el paso de buques de menos de 7 metros de calado, mientras que ese canal permite la navegación de naves de hasta 11 metros.

Ante esta situación muchas voces se alzaron para reclamar por una vieja demanda marítima en la Argentina: la puesta en marcha del proyectado canal Magdalena que tiene diferencias fundamentales de diseño con el actual de Punta Indio.

Por ejemplo, sus 150 metros de ancho de solera le permitirían ser un canal de doble vía, y posibilitará servicios de ingresos y salidas simultáneas.

El actual Punta Indio, con solo 100 metros de ancho, no solo limita la navegación, sino que también se presenta como una vía por demás estrecha para los buques de grandes dimensiones como el Hoegh Esperanza y otros tantos que circulan por esta única vía disponible, que además une la Argentina marítima con la fluvial.

La situación del Hoegh Esperanza fue similar a la que se vivió meses atrás cuando el buque portacontenedores Ever Given bloqueó durante casi una semana el Canal de Suez, una de las arterias marítimas más importantes del mundo, por donde circula el 10% del comercio marítimo internacional.

Según publicó LA NACION, la obstrucción del Ever Given costó unos 9600 millones de dólares por las demoras diarias y fue un recordatorio de que la economía global se sigue moviendo por mar: casi un 70% de todo el comercio internacional es marítimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s