Alta Gracia recuperó los antiguos Hornos de Cal de Villa Oviedo

De esta manera, un sitio que constituye una parte importante de la historia local, se suma a los puntos de interés que la ciudad ofrece a vecinos y turistas, en el marco del plan de recuperación de espacios públicos del Municipio.

El Gobierno de la Ciudad de Alta Gracia llevó adelante la inauguración de las obras de puesta en valor de los antiguos Hornos de Cal en Villa Oviedo, en el marco de un evento con gran asistencia de vecinas y vecinos; que pudieron descubrir este importante legado patrimonial, que se suma a los distintos espacios públicos recuperados por el Municipio para el disfrute de toda la comunidad.

Del acto participaron el Intendente Marcos Torres, la Viceintendenta Cristina Roca, el Secretario de Servicios Públicos Pablo Ortiz, autoridades provinciales, miembros del Honorable Concejo Deliberante, funcionarios municipales y vecinas y vecinos de la ciudad.

Las obras fueron llevadas adelante por la Secretaría de Servicios Públicos, e implicaron tareas de limpieza, parquización, iluminación y equipamiento, en el marco de una importante puesta en valor que incluyó la reparación de veredas y construcción de ciclovía en Calle Catamarca, con nueva iluminación en dicha arteria y todo el anillo sur, desde el ingreso a la ciudad por el nuevo camino a La Bolsa, pasando por las calles Cervantes, Luppi, Catamarca y Liniers hasta llegar a la Plaza Mitre.

Sobre los hornos

La construcción de los hornos de cal comenzó en 1890. Se destacan los ladrillos a la vista y las vigas de hierro fundido, los túneles abovedados y las construcciones aledañas, entre ellas una vivienda obrera y depósitos de estilo arquitectónico inglés, que testimonian el pleno auge del modelo agro exportador en la Argentina, en el que los barcos venían de Europa a buscar trigo y carne, pero como no podían flotar vacíos, aprovechaban para traer como lastre materiales de construcción, entre otras cosas.

La piedra caliza luego de ser extraída de las canteras era trasladada al horno y tras ser quemada se la transportaba mediante carros. El proceso de fabricación de la cal se iniciaba en las bocas de carga de la piedra caliza, en la parte alta de los hornos, las zonas de precalentamiento, de fuego o calcinación, el hogar para la leña grande, los ceniceros, los depósitos de cal y la zona de extracción por el túnel a través de los rieles de acero.

La cercanía de la gran cantera de aprovisionamiento del Ferrocarril Central Argentino, llevó el sistema de transporte hacia la zona de los hornos en el año 1911, permitiendo la salida de grandes volúmenes de cal, mica y berilio hacia todo el país desde el mismo lugar de su producción.

El lugar constituye un importante capítulo de la historia de Alta Gracia. Los últimos en trabajar en este lugar fueron de la empresa de Pinturas Cremar, que lo aprovecharon hasta finales de los años 80 del siglo veinte.

De esta manera, los antiguos Hornos de Cal se suman a los puntos de interés que Alta Gracia ofrece a vecinos y turistas, convirtiéndose en un verdadero circuito turístico, en el marco del plan de recuperación de espacios públicos que el Municipio viene llevando adelante y que continuará durante este año.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s