El más humano de los dioses

El Diego era la Argentina con todas sus caras: fanfarrona y talentosa. Ególatra y miserable. Derrotada pero no vencida. Al Diego lo entronizaron y le pidieron milagros.

POR ANDREA VARGAS

Barrilete cósmico. Pelusa. El Diego. El campeón del mundo. El mejor de todos. El peor de todos sin la pelota a sus pies. Ríos de tinta ya corren desde su último festejo de cumpleaños.

Todos tuvimos la necesidad de decir algo porque en algún momento de nuestras vidas nos marcó como ninguno. Ha fallecido. He llorado porque aunque sea mayor que yo, lo he visto siempre con ojos de madre.

Me he enojado con él a veces, lo he disfrutado viéndolo jugar al fútbol, me he avergonzado cuando ha dicho algo que sabía iba a traer picazón, me he enorgullecido cuando ha desafiado con esa estatura de petizo a los gigantes del poder…

Será que en el fondo él siempre fue un poco de cada uno de nosotros, con nuestras contradicciones, nuestras potencias y debilidades, con nuestros aciertos y metidas de pata, con nuestros errores y con los brillos talentosos de alta gama? Será que Diego es algo así como el argentino promedio que salió de esas masas ignoradas, las puso sobre la mesa y mostró lo que es capaz de lograr alguien cuando tiene un don especial?

Ha muerto el rey del fútbol. El rey de carne y hueso con los pies de barro más exquisitos que haya podido ver en mi pantalla de televisor. Cada uno de nosotros desde lo que más le gusta o ha aprendido hacer, le dedicaremos unas líneas porque no tenemos otra forma de poder inmortalizarlo. Porque, hasta ahora, lo único que tiene ese poder es la palabra (en mi caso) para escribir lo que se siente ante alguien que a mis 12 años me regaló alegría y despertó una pasión que algunos no creen, que es el fútbol.

Hice zapping por todos los canales y me conmovió el silencio hasta que algunos se animaron a llenar de palabras las pantallas…y ahí opté por dejarlos yo en silencio.

Tengo una predilección especial por las figuras antiheroicas. Esas que en un momento brillan con todo su fulgor cuando llegan a la cima y luego empiezan a caer arrastrándose en el lodo y hacen un esfuerzo sobrehumano para sobrevivir en este mundo de pasiones. El ser humano tiene en su ADN cultural esa pizca de heroísmo y anti heroísmo que juega constantemente con lo que pretende ser y no para tener una identidad.

Claro que tiene su lado oscuro, pero yo no elijo esta vez detenerme ni lo haría para gusto de todos en sus aspectos privados. Elijo de él la parte que me dio alegría y le doy las gracias. La parte del 10 como símbolo de la perfección. La parte que me hizo gustar un deporte que aún conserva algo de magia en algunas oportunidades. Ya sabemos que la muerte no redime a nadie pero a quienes nos conmueven y vivimos a veces las manifestaciones de las masas con pasión, nos toca una fibra bien adentro su desaparición física.

El Diego era la Argentina con todas sus caras: fanfarrona y talentosa. Ególatra y miserable. Derrotada pero no vencida. Al Diego lo entronizaron y le pidieron milagros. Lo único que pudo hacer por nosotros es habernos dado la risa, la fantasía eterna de haberle metido dos goles maravillosos a los ingleses (la venganza llega cuando tiene que llegar), las lágrimas de la emoción y las de la derrota cuando caminó hacia ese túnel del cual ya no saldría más…dicen que en esos pasajes te roban la inocencia. Le pidieron mucho. Y no pudo complacer a todos. Y estuvo bien que no lo hiciera. Descansá en paz aunque el fútbol se quede solo.

“…Siempre Maradona! Genio! Genio! Genio! ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta… y
Goooooool… Gooooool…
Quiero llorar! Dios santo! Viva el futbol! Golazo! Diego! Maradona!
Es para llorar perdonenme…
Maradona, en una corrida memorable, en la jugada de todos los tiempos…
barrilete cósmico… de que planeta viniste? Para dejar en el camino tanto
ingles, para que el pais sea un puno apretado, gritando por
Argentina…. Argentina 2 – Inglaterra 0…
Diegol, Diegol, Diego Armando Maradona…
Gracias dios, por el futbol, por Maradona, por estas lagrimas, por este
Argentina 2 – Inglaterra 0…

(Relato de Víctor Hugo Morales)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s