Entrega voluntaria de fauna silvestre en Córdoba

Cada año, cerca de 70 ejemplares son entregados voluntariamente a Policía Ambiental. Al igual que en los procedimientos de control, las aves paseriformes – pájaros o aves cantoras – encabezan las estadísticas.

La Dirección de Policía Ambiental de la Provincia de Córdoba, cada año recibe por entrega voluntaria alrededor de 70 ejemplares de fauna silvestre. Esta figura legal le otorga a quien tenga fauna silvestre en cautiverio, por única vez, la posibilidad de entregarla sin que se le aplique una multa por infringir la normativa vigente.

Según las estadísticas que lleva la repartición perteneciente al Ministerio de Coordinación, las aves representan alrededor de 60 por ciento de los animales recibidos. Le siguen los mamíferos con un porcentaje menor al 40 por ciento y, finalmente, los reptiles, que representan una minoría de ejemplares.

Sin embargo, hay otros datos interesantes que se desprenden del análisis de estas entregas voluntarias. Llama la atención que la cantidad de pumas recibidos sea similar cada año, y que siempre se trate de cachorros.

Otro dato que se destaca año tras año es la aparición de algún ejemplar exótico para Córdoba, como por ejemplo un mono caí, un coatí o un yacaré overo. Ocurre porque hay ciudadanos que encuentran a estos animales en la ruta o los compran en otra provincia, y luego de un tiempo se dan cuenta que no pueden tenerlos en sus casas y se comunican con Policía Ambiental para realizar la entrega del animal.

Por último, siempre en estos listados aparecen especies cuya conservación se encuentra comprometida, como es el caso del loro habladorel oso melero, el cardenal amarillo, el aguará guazú y las tortugas terrestres.

En algunas especies, la diferencia entre animal doméstico y silvestre se encuentra muy marcada, pero en otras existen confusiones o desconocimiento sobre la prohibición de convertirlos en mascota. Esto ocurre frecuentemente con las tortugas, los loros habladores y la mayoría de las aves pequeñas que tienen algún canto o plumaje llamativo (paseriformes).

El director de Policía Ambiental, Adrián Rinaudo, explicó que: “Aunque el estado de conservación de muchas de esas especies se encuentre gravemente comprometido, hay una confusión o mala práctica cultural muy arraigada todavía, principalmente en el interior de Córdoba, de tener alguno de estos ejemplares como mascota. Y esa costumbre se fue transmitiendo de generación en generación”.

Por ello, el objetivo es concientizar sobre la importancia de la conservación de la fauna silvestre y brindar la posibilidad de entregar los ejemplares voluntariamente, para que, si alguien tiene un animal silvestre como mascota, ya sea por desconocimiento de las leyes ambientales o por una práctica errónea, pueda entregarlo a las autoridades y evitar mayores daños a la biodiversidad.

“Buscamos con estas acciones abrir un espacio de diálogo para desalentar el mascotismo de fauna silvestre y transmitir el mensaje a la comunidad de que cuidar nuestra flora y fauna es una responsabilidad que requiere del compromiso de todos”, sostuvo Rinaudo.

Policía Ambiental lleva un registro de las personas que realizan entregas voluntarias. Por lo tanto, si en otra oportunidad se les detecta fauna silvestre en cautiverio, se les aplicará la multa correspondiente.

También se utiliza la figura de entrega voluntaria cuando colaboradores comprometidos con el cuidado del ambiente alertan a las autoridades al encontrar algún animal en estado salvaje que necesita asistencia veterinaria.

No todas las especies pueden ser liberadas

Una vez rescatados del cautiverio, los animales silvestres deben someterse a una cuarentena protocolar en alguno de los centros de rescate habilitados en Córdoba, para que los especialistas verifiquen su estado sanitario y determinen si están aptos para regresar a la naturaleza. “La premisa principal es poder devolverlos a su hábitat, pero no siempre es posible por diversos factores”, explicó Rinaudo.

Antes de cada reintroducción, biólogos y técnicos de Policía Ambiental hacen un estudio detallado de la especie y la zona en la que ese animal será liberado. Esto es muy importante ya que una liberación no planificada podría generar un daño ambiental aun peor.

Por lo tanto, los animales silvestres que están retenidos ilegalmente como mascota no deben ser liberados por sus captores: los ciudadanos tienen que comunicarse con Policía Ambiental para que los expertos puedan informarles sobre cómo deben proceder. Las vías de contacto son: por teléfono al 0351-4420924, por correo electrónico a Policía.Ambiental@cba.gov.ar o vía web.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s