Damián Córdoba pidió disculpas: “Estoy muy arrepentido”

El cuartetero difundió un video en el que admite haber cantado en un bar en Córdoba, al que había sido invitado a almorzar. Remarcó que no quería actuar y lo hizo por clamor de los presentes. “El impulso pudo más”, confesó.  

El cuartetero Damián Córdoba admitió este domingo a la noche que cantó en un bar de la ciudad de Córdoba el sábado a la tarde, a pesar de las restricciones sanitarias vigentes por la segunda ola de coronavirus.

En un video difundido por el entorno del artista, Córdoba se mostró arrepentido por lo sucedido, pidió perdón y dio su versión de los hechos.

“Estoy muy triste por todo lo que se está diciendo y por todo lo que pasó. Aquí estoy para dar la cara y para decirles lo que realmente sucedió ayer sábado”, dijo el músico en el comienzo de su descargo.

“Estaba en mi casa y me llegó el mensaje de uno de los dueños para invitarme a que fuera al local a almorzar. Fui con un amigo. Me estaban esperando con una mesa al aire libre”, contó.

“Me siento a almorzar y, mientras comíamos, un DJ estaba poniendo música. Después que terminamos de almorzar, subieron dos chicas para cantar. En ese momento, se me acerca uno de los dueños y me dice si quería cantar. Le respondí que no, que estaba tranquilo, que había venido a almorzar y que le agradecía”, continuó con su relato.

“Las chicas siguieron cantando y se acercó otro de los dueños a preguntarme si quería cantar y le volví a decir que no. En ese momento, la gente comenzó a aplaudir y a silbar. Créanme que me pusieron entre la espada y la pared. Ustedes me conocen muy bien: yo soy un artista y el impulso pudo más y subí”, confesó con tono atribulado.

“Cuando subí, comencé a cantar y la gente estaba tranquila, cada uno en su lugar. En un momento determinado, comencé a ver que algunos se empezaban a levantar y me dije por dentro: ‘Esto no está bien’. Decidí bajarme e irme. Eso fue todo”, agregó.

Por último, expresó: “Quiero aclarar que yo no soy el dueño del local y que no hubo contratación de ningún tipo. Les pido disculpas. Estoy muy arrepentido por lo que pasó y quiero agradecerles a todos infinitamente por el aguante que me hacen siempre”.

El hecho ocurrió en Visionaire Ruin Bar, ubicado en avenida Ambrosio Olmos al 530, en barrio Nueva Córdoba. El local fue clausurado por incumplimiento de las medidas sanitarias. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s